Usted está en : Portada : Deportes Lunes 10 de enero de 2005

Según sus protagonistas

Su origen comienza un día 14 de octubre de 1976, en la Asociación Central de Fútbol de Chile, fue recibida una carta firmada por las empresas más representativas de Calama y Chuquicamata, además del alcalde de la época, Carlos Cisternas, y por supuesto, Codelco Chile, División Chuquicamata. Con ello se apoyaba la solicitud de ingreso al fútbol profesional de Deportes El Loa y se agruparon bajo el nombre de Comité Ejecutivo Pro-Ingreso de la Provincia El Loa al Fútbol Profesional.

La respuesta vino el día 7 de Enero de 1977. Cobreloa era aceptado como nuevo integrante del balompié rentado de Chile, contando con 38 votos a favor para el ingreso del nuevo club a la Segunda División.

El ingreso de un club representativo de la provincia al profesionalismo, llenó de alegría a todas las personas que requerían de está distracción y por supuesto, a todos los amantes del fútbol, Hermes Cross-Buchanan Leiva, actual socio de Cobreloa y número seis en la historia del club, nos describe los hechos que se vivieron al conocer la noticia “Cobreloa nació grande, imagínate que comenzamos de inmediato con más de diez mil personas como socios, cuando se supo que Cobreloa había nacido, las bocinas de los camiones de Chuquicamata se hicieron sentir, además hubo diversas fiestas en diferentes lugares de la ciudad, la gente se veía contenta y muchos no lo podían creer”.

 

Un niño sin infancia

Luego de una serie de contactos y tratativas, se optó por convencer a Fernando Riera para que buscará dentro de la región, fundamentalmente en la provincia de El Loa, a los nuevos talentos que conformarían el primer equipo de Cobreloa.

Por ese entonces sonaban muy fuerte el nombre de Andrés Prieto, principal candidato para quedarse en la banca de Cobreloa, el “chuleta” lo recuerda de esta manera, “La verdad es que todo esto representaba un nuevo desafío, asumir la banca de un equipo en formación siempre es complicado, pero se notaba un orden y un profesionalismo en la manera de actuar de los dirigentes”.

A los días siguientes se fueron sumando importantes jugadores como los uruguayos Luis Garisto, Francisco Valdés, Luis Ahumada, Raúl Gómez, Baudilio Jáuregui y Julio Correa. Juan Núñez, Juan Olivares, Germán Concha, Manfredo González y Guillermo Yávar.

Se debutó contra Antofagasta con un triunfo como visitante 2 a 0 fue en definitiva el marcador,

Los goles corrieron por cuenta de Armando Alarcón en el minuto 20 y de Juan Roly Núñez en el minuto 34, se iniciaba la historia de éxitos del club

Hugo Tabilo recuerda así el momento “Cobreloa ese mismo año logró el cuarto lugar en el Campeonato Nacional con un total de 42 puntos, 34 partidos jugados y un rendimiento del 61,2 por ciento. Esto permitió a los zorros participar en la liguilla de promoción, subiendo a la serie de honor el día 30 de diciembre de 1977”.

Cobreloa el año 1978, se encontraba en Primera División. Para la estadística quedan los treinta y cuatro partidos, ganó veintidós, perdió siete y empató cinco, anotó 66 goles y recibió 37. Aquello significó salir por primera vez vicecampeón detrás de Palestino e ingresar a la liguilla para Copa Libertadores, perdiendo la opción frente al equipo de O’Higgins de Rancagua.

 

Tratar de ganarlo todo

El surgimiento de Cobreloa fue grandioso, sin embargo, muchos nunca imaginaron la serie de hazañas que tendría el club. Cobreloa llegó a está década con nuevo director técnico, el gran Vicente Cantatore, quien encabezó el proyecto de generar un equipo de fútbol disciplinado y acorde con las exigencias de un gran club, durante la temporada, se contrataron nuevos jugadores y se conformó un equipazo. Cobreloa saldría campeón en los años 80 y 82, de la mano del capitán Mario Soto, y de nombres como Wirth, Escobar, Tabilo, Alarcón, Merello, Goméz, Puebla, Pedetti.

Jugar Copa Libertadores fue esencial para Cobreloa, una vez salido campeón el año ochenta, Calama se preparaba para recibir a lo mejor de América, esta vez se lograba llegar a las finales de tan prestigioso torneo, atrás quedaban equipos casi imbatibles en América, como Peñarol y Nacional, ambos uruguayos, se debía enfrentar a Flamengo de Brasil, que venía con su gran estrella Mundial, Zico. Se estuvo cerca, pero los brasileños mostraron la experiencia del roce internacional y terminaron por alzar la Libertadores. Ese día todo Chile lloró junto a Cobreloa.

En 1982, nuevamente se accedió a la final de Copa Libertadores, esta vez el rival sería el poderoso y mal intencionado Peñarol de Uruguay, la Copa otra vez se nos iría de las manos.

El año 1985, Cobreloa logró traer nuevamente la Copa del torneo nacional, un triunfo sobre Arica en la primera región por dos goles a uno, trajo como recompensa la tercera estrella para la escuadra naranja, esta vez, los nombres destacados fueron los de Fournier, Soto, Pino, Arriaza, Covarrubias y Letelier.

La participación de Cobreloa en torneos locales e Internacionales seguía siendo destacada, Mario Soto, patrón y capitán recuerda que, "siempre tuvimos un camarín ordenado de acuerdo a la exigencia del club y de cada técnico, Cantatore nos impuso un sello de personalidad especial, no podemos olvidar a Jorge Toro, que en todo momento fue un caballero con todos los jugadores”.

En 1988 llega la cuarta gran alegría de la hinchada. Miguel Hermosilla asumió la banca del club bajo fuertes criticas de la prensa y de los socios, no obstante , la campaña de “Chueco” que de la mano de un talentoso Marcelo Trobbiani y un inspirado goleador como Juan González, llevaron a Cobreloa a jugar la final en Calama, el rival, nada menos que Colo-Colo, el resultado 1 a 0. Era la cuarta estrella.

Tuvieron que pasar cuatro años desde que se había dado una vuelta de campeón.

José Sulantay fue el entrenador llamado a conducir los hilos del plantel. En un partido de miedo los loínos se encargaron de derrotar a Fernández Vial en el Municipal de Calama. Cobreloa conseguía la quinta estrella.

 

Siglo XXI

Con el nuevo siglo volverían los triunfos y una historia que es más conocida por todos. Se sumarían tres estrellas en cuatro campeonatos, el grito de campeón volvió a las gargantas mineras de la mano de los técnicos Nelson Acosta (apertura 2003), Luis Garisto ( clausura 2003) y el glorioso regreso del calvo estratego acosta en el reciente clausura 2004.

 
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto