Usted está en : Portada : Crónica Domingo 12 de junio de 2005

La belleza de la reserva Nacional Alto Loa

En la zona se encuentra una importante cantidad de especies nativas del altiplano

Al visitar la nueva reserva nacional Alto el Loa, ubicada a más de 3 mil metros de altura, resulta increíble observar su variada flora y fauna del lugar, donde conviven

más de 70 especies de fauna y 250 de flora.

En esta zona altiplánica protegida, tiene una extensión de 2 mil 700 hectáreas, la que la convierte en una de las más grandes del país, la que además cuenta con los salares de Ascotán y Carcote, en donde el Presidente Ricardo Lagos, en su visita histórica al poblado de Ollagüe, inauguró 180 metros del tramo del Sendero de Chile, que pasa por el sector.

Dentro de las especies que se pueden encontrar en la ruta hacia el poblado fronterizo, destaca la presencia de vicuñas, que siempre están agrupadas a un costado de la ruta, además, se puede observar a las vizcachas que desde muy temprano salen desde de los cerros y quebradas a tomar los primeros rayos de sol.

El característico zorro del desierto, también suele aparecer por estos paisajes donde abundan las bajas temperaturas y escasea la presencia del hombre, salvo por las faenas mineras de la zona.

En los salares del sector, también conviven los flamencos del tipo james que tiene sus alas de color rozado, producto de los microorganismos de la misma pigmentación, que consume en los salares del altiplánico. Además cohabitan el caití, el pato silvestre y la tagua.

Muchas de estas especies de fauna se encuentran en peligro de extinción, por la intervención directa del hombre que por diversión está cazando a estos animales en la precordillera.

 

Río Loa

Para Carlos Guerra, biólogo de la Universidad de Antofagasta, la importancia de la reserva está en la protección que otorga el Río Loa, considerado una ruta biológica en términos de la preservación de los sistemas ecológicos andinos y desérticos de la Segunda Región.

La vegetación que se da, en estas extremas condiciones climáticas y ha 4 mil metros, están los bofedales, principal alimento de la vicuña y el guanaco.

También este tipo de vegetación, sirve como hábitat para el suri, nombre que recibe el ñandú altiplánico, que también está presente en la reserva nacional, la que permitirá también generar trabajo para la comunidad quechua del poblado de Ollagüe.

 
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto