Usted está en : Portada : Reportajes Lunes 26 de septiembre de 2005

Hospital del cobre: Una maravilla no reconocida

Su nombre es Giselle Torres Huerta. Tiene cinco años y un día cualquiera presentó un cuadro febril. Sus padres, dada la condición debieron pensar en llevarla al Servicio de Urgencia. Siempre lo hacían cuando Giselle presentaba alguna patología. Pero esta vez era diferente, podían llegar al Hospital del Cobre. La satisfacción fue plena para la familia, la niña recibió toda la atención requerida, le entregaron un paquete lleno de medicamentos y quedó citada, para seguir el tratamiento en la unidad de Atención Primaria.

Luego de esto, su padre Manuel Torres Zambrano, un trabajador a plazo fijo en la Superintendencia de Hidrometalurgia, lixiviación de ripios, recién ingresado a la División se sentía recompensado. “Realmente el sacrificio en la pega vale la pena por esto”.

Antes para que Giselle fuera atendida, debían pagar, pagar y pagar, hasta que la niña se recuperara de cualquier enfermedad que se le presentara. Esto, porque sus padres eran afiliados sólo al sistema previsional privado.

Es que de repente es bueno conocer otras realidades antes para realmente comprender el rol que cumple el Servicio Médico que, mal que mal, han debido defender férreamente para mantener los mineros.

 

Una maravilla

Por ello decimos el Hospital del Cobre, una maravilla no bien reconocida. Es la frase que mejor concuerda con la actual realidad, por cuanto pese a todo el grado de perfeccionamiento, todo el instrumental, la especialización dispuesta, el Centro de Atención de Salud que ofrece servicios a los trabajadores y cargas familiares de Codelco Norte, no es lo suficientemente reconocido por quienes allí se atienden, al menos por parte de unos cuantos.

Fue el propio médico director del Servicio de Salud de Codelco Norte, el doctor Miguel Cortés Gallardo, quien nos comentó de algunos de estos privilegios del Hospital del Cobre Salvador Allende, como fuera bautizado luego que inicia sus funciones en el 2001 aquí en Calama, en reemplazo del querido Roy H. Glover, que por avance de la mina debió morir en medio del lastre.

“Este hospital, por definición lo hemos denominado Hospital de Mediana Alta Complejidad. En términos generales, contamos con un Centro de Atención Primaria donde funcionan los médicos de familia, y un policlínico de especialidades que corresponde al hospital en sí, que consta con las especialidades básicas, vale decir medicina interna, cirugía, ginecología-obstetricia y pediatría”.

Cuenta además con subespecialidades como oftalmología, otorrinolaringología, dermatología, siquiatría o salud mental, traumatología, urología, especialidades de apoyo como anatomía patológica, radiología, fundamentalmente. Un servicio de urgencia con dotación propia, donde hay un número importante de profesionales de medicina de urgencia.

Ese es el staff permanente, quienes se apoyan de ultraespecialistas que vienen desde Santiago, como son neurólogo de adultos, neurólogo infantil, reumatólogos, cardiólogos, endocrinólogo y otra serie de especialidades quirúrgicas que dependiendo de la necesidad y casos que haya, vienen, como cirujanos traumatólogos especialistas en algunas de las extremidades, como por ejemplo manos, dadas las características de la gente atendida. También tienen cirujanos traumatólogos infantiles. Y cirugía reparadora (cirugía estética).

“Es decir, utilizamos una política en que a la población de planta se le ofrece los staff con las especialidades básicas y para la concurrencia de necesidades se trae a especialistas fundamentalmente de la Clínica Las Condes, con la que se tiene un convenio. De esa manera se logra una mejor cobertura”.

 

Aclarando

¿Pero y si existe tan amplia gama de especialistas, por qué igual remiten a tanta gente a Antofagasta y Santiago, preferentemente?

“Existen algunos procedimientos que aquí no podemos hacer. Por ejemplo hemos definido que aquí no haremos cardiocirugías. No haremos neurocirugías y otros de ese tipo. Es decir aquellos casos que no pueden ser resueltos en Calama, son derivados a otros puntos.

El por qué tanta gente, es un tema complejo, que es bueno que lo pregunte. Esto pasa, porque de alguna forma los pacientes se nos quedan atrapados en Santiago cuando los derivamos. Generalmente los remitimos para obtener alguna opinión o un procedimiento y lo lógico es que ese paciente, una vez que vuelva con nosotros, siga su control aquí. Pero se produce una suerte de apego más allá de lo deseado, por lo que ese paciente exige la atención allá, sin que ello le agregue valor sanitario a ese paciente”.

Dijo que están trabajando para modificar esta situación. “La medicina está tan especializada, que tenemos oftalmólogos que operan el polo anterior, otros el posterior, cada uno tiene su especialidad, por lo que vienen los colegas de Clínica Las Condes que operan a nuestros pacientes allá y los controlan acá. Estamos haciendo esfuerzos en ese contexto pero no ha sido fácil. Además se produce toda una suerte de incentivo inadecuado para que la gente quiera ir a resolver su problema de salud en un lugar distinto que no sea este”.

El proceso es caro, más si se considera lo que implica un traslado.

Es un sistema que implica altos costos y nos obliga a que de alguna forma concordemos y consensuemos, entre nosotros, como Servicio Médico organismo técnico involucrado en esto, más los representantes de los trabajadores, dirigencia sindical, para determinar cuál es la mejor manera de resolver la situación, porque esto está convenido contractualmente, la División no pretende, ni quiere desconocer los acuerdos allí reconocidos. Por lo tanto la única forma de resolver medianamente esta situación y que yo creo que es absolutamente necesario hacerlo, es mediante un acuerdo consensuado con los representantes de los trabajadores, que son los dirigentes sindicales.

De alguna forma debemos ponernos de acuerdo para definir claramente los casos que requieran ser trasladados y los que no lo necesiten. Entendemos, y así lo hemos declarado, que tenemos patologías que nosotros no abordaremos en nuestro servicio médico, pero entendemos también que hay un grupo de derivaciones que no obedecen a una razón netamente técnica”.

 

Tema de confianza

El médico director, comenta también respecto a la desconfianza surgida para con la atención de salud del Servicio Médico de Codelco Norte. Esto en razón al porqué existen críticas.

“Primera cosa, hay un tema de confianza. Es obligación nuestra como servicio médico el tratar de recuperar la confianza. Hay un segundo tema que tiene que ver con lo que nosotros representamos. Erradamente se dice que el Servicio Médico representa a la administración. El Servicio Médico representa a la medicina. Y nosotros, aún cuando somos un organismo dependiente de Codelco Norte, nos sometemos a los temas técnicos y así con la misma fuerza con la cual representamos, que una derivación no tiene justificación técnica, con la misma fuerza le representamos a nuestro administrador, la División y nunca nos ha puesto problema, de que éste paciente por ejemplo, requiere tal intervención quirúrgica, no importa cuanto nos cueste”.

Recordó por ejemplo, que en el Servicio se han hecho, implantes cocleares, que es una cirugía ultraespecializada, para tratar de que aquellos niños que tienen una sordera de nacimiento o inmediatamente después del nacimiento, puedan escuchar algo “y nosotros hemos intervenido pacientes de esa categoría. No lo hicimos acá, pero los hemos derivado y son atendidos en Santiago. Y son de un costo altísimo. Recién el Auge hoy día está de alguna forma incorporando para los pacientes prematuros esta alternativa de tratamiento y nosotros la hemos realizado desde hace algo más de diez años, donde hemos sometido pacientes que lo requieran. Es decir el tema económico, cuando hay una indicación técnica es absolutamente secundario”.

Hay pacientes transplantados del corazón, transplantados hepáticos, renales. “Cuando hay una indicación técnica este servicio médico es el primero en representarlos y no se fija en lo que ello vaya a significar. El tema está en que debemos reconocer aquellos elementos que no tienen una indicación técnica por cuanto hacemos un uso inadecuado de un recurso que nos pertenece a todos, porque todos cooperamos con el siete por ciento. Y un sistema que es solidario como este, de alguna forma. Debe responder a quienes aportan en él”.

Esto obedece a un mandato ético. Los médicos y profesionales de salud en general debemos hacernos cargos de canalizar de la mejor manera posible los recursos que el país o que esta organización pone en manos nuestras, para poder entregar solución a los problemas sanitarios de la gente.

 

La verdad desde

otro punto de vista

Del tema, también conversamos con el presidente de la Comisión de Salud de parte de los trabajadores, el dirigente Hernán Polanco, quien además es funcionario de ese recinto.

“Yo creo que hemos hecho todos los esfuerzos necesarios por brindar lo mejor de la atención. Sabemos que aún nos falta, porque de alguna manera hemos sido incomprendidos en los procedimientos y en las fórmulas por el deseo de seguir creciendo. Creo es buena la atención. Lamentablemente las cosas malas que pueden ocurrir siempre se magnifican. Y las cosas buenas que pueda tener el servicio, nadie las habla. Creo que como dirigente sindical, me siento conforme. Se que faltan cosas por superar. El tema de la salud es tan sensible y tan delicado que no es fácil que la gente de buenas a primeras reconozca lo que tienen y que digan me siento feliz por lo que tengo, porque siempre van a faltar cosas.

Dijo que “nosotros como dirigentes y sé que la gente que está en el servicio, quienes están en la cúpula de la entidad, han hecho los esfuerzos y lo hemos hecho de manera conjunta para ir mejorando cada vez más esa atención y garantizar a los usuarios el servicio. Pero sabemos que tenemos algún grado de problemas y no hemos podido llegar al ciento por ciento. Pero hay que considerar que hoy día a nivel nacional ni la mejor clínica existente está optimizada ciento por ciento para resolver todas las situaciones que se le pudieran presentar en salud. Entonces ante eso, yo veo que la atención de nuestro servicio médico es una tremenda garantía”.

Agrega Polanco que “yo siempre lo he dicho. Hay que mirar un poquito hacia el exterior. Mirar la tremenda realidad que tiene el resto del país con respecto a lo que tenemos nosotros. Y allí es donde yo siento mucha, porque no todos saben valorar lo que tienen. Y además no saben que están perdiendo una tremenda oportunidad muchas veces, cuando somos tan críticos con respecto a nuestro servicio médico”.

Destaca Polanco que “Yo he tenido en la vida la oportunidad de tener familia y sé de cómo ellos ha debido vivir de otra forma la realidad que nosotros tenemos acá. Las condiciones de un hospital público son muy diferentes. He sabido de gente que por no tener los recursos disponibles para pagar una intervención quirúrgica por ejemplo, no han podido recuperarse. Nosotros en el Servicio Médico, tenemos una atención integral, donde se entrega del más mínimo fármaco, hasta el de mayor complejidad. Y qué decir de la atención de salud”.

Entonces, agrega Polanco, hay poca racionalidad respecto de lo que pasa. “Un botón de muestra es que los mayores costos que implican la atención de salud pasan por la cosmetología”.

“A nosotros nos falta aprender de qué es la salud, su génesis, porque en realidad hay gente que no comprende bien”, dijo.

No obstante están empeñados en seguir procurando la atención mejore. Sí hizo hincapié en que los dirigentes han detectado entre algún personal del servicio un menor compromiso, “fundamentalmente algunos médicos. El resto de los profesionales si se han puesto la camiseta. Sabemos nos falta, pero en el tiempo se hará una proyección tal vez distinta y así podremos dejar a todos conformes”.

 
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto