Usted está en : Portada : Deportes Lunes 26 de septiembre de 2005

Washington Olivera, sangre charrúa, sinónimo de gol

El delantero loíno, ahora es técnico de una escuela de fútbol en la Décima Región y además administra la oficina de correos del pueblo junto a sus familiares

Washington "Trapo" Olivera llegó a Cobreloa en 1981 y fue parte de los años más gloriosos del club minero. Estuvo hasta 1983, pero quedó marcado en las historia del club a punta de goles y una serie de buenas actuaciones que se vienen a la memoria cuando se recuerdan esos planteles de hace dos décadas.

Actualmente está instalado en la comuna de San Pablo, poblado de unos 10 mil habitantes ubicado a unos 15 kilómetros de Osorno, se dedica principalmente a la formación de nuevos valores futbolísticos, y colabora también con la administración de la oficina de Correos de Chile, que tiene a cargo junto a su señora y su hijo.

Después que se fue de Cobreloa, "Trapo" jugó en 1985 en Provincial Osorno y desde el mismo día en que llegó, se transformó en ídolo, fue una tarde y al segundo tiempo de un partido que los "Toros" perdían 3-0 ante Puerto Montt en el Chinquihue. El DT osornino era Juan Carlos Gangas, ex PF de Vicente Cantatore en Cobreloa, quien usó toda su influencia para contar con el uruguayo y le dio resultados desde el primer minuto.

 

Sin entrenar

El delantero ingresó al camarín y Gangas lo presentó: "este es Washington Olivera, todos lo deben conocer, aquí está tu camiseta", le dijo, y el charrúa entró a la cancha sin un solo minuto de entrenamiento con sus compañeros. Esa tarde hizo dos goles y el pase para el tanto del empate. Habían viajado dos mil osorninos a verlo a Puerto Montt, y desde ese día, el Parque Schott promedió 9 mil personas como local. También fue Genio y figura en el sur.

 

Hoy

"Ahora me dedico a las escuelas de fútbol, hace un par de años trabajo con una en San Pablo y el mes que viene empiezo con otra en Puerto Octay (a 50 kilómetros de Osorno), siempre tranquilo, además administramos Correos de Chile en el pueblo, es una labor bastante complicada, por eso yo sólo colaboro con mi hijo y mi señora, que son los que más se dedican a eso", dice el "Trapo", antes de mandar el más afectuoso saludo a la gente de Calama.

 
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto