Usted está en : Portada : Crónica Jueves 15 de diciembre de 2005

Nuevos acuerdos para Instalar antenas

Alcatel Alenia Space firmó un contrato de 147 millones de euros con el Observatorio del Sur de Europa (ESO) para el suministro de 25 antenas en el proyecto ALMA (Atacama Large Millimeter Array). El proyecto ALMA tiene como objetivo la implantación de una red de radiotelescopios en Chile para estudiar el origen de las galaxias y la formación de las estrellas. Cuando se finalice esta instalación, ALMA constituirá la red de telescopios de mayor tamaño y capacidad del mundo.

Alcatel Alenia Space lidera un consorcio de fabricantes de Francia, Italia y Alemania, en representación de la contribución europea a este proyecto. Este contrato incluye el diseño, la fabricación, el transporte y la integración in situ de 25 antenas de 12 metros de diámetro en el desierto de Atacama (en las estribaciones de la cordillera de los Andes), en el norte de Chile.

El proyecto ALMA es un proyecto internacional en el que participan Europa, Norteamérica y Japón, en colaboración con Chile. ALMA constituirá la red de radiotelescopios con mayor sensibilidad del mundo para la captación de información en las longitudes de onda de la gama milimétrica y sub-milimétrica. Todas estas antenas trabajarán de forma conjunta como si fueran un único telescopio, utilizando el principio de interferometría, para proporcionar una resolución espacial 10 veces superior a la del telescopio espacial Hubble.

El proyecto ha comenzado con la fabricación y validación de tres prototipos de antenas en las gamas de frecuencias de 30 a 950 GHz, que serán entregados por Estados Unidos, Europa y Japón, respectivamente. Como continuación de la evaluación científica del prototipo proporcionado por Europa, Alcatel Alenia Space ha firmado un contrato para el suministro de 25 antenas y su instalación en Chajnantor, a una altitud de 5.000 metros en el desierto de Atacama, en Chile. La finalización de este despliegue está prevista en el año 2011.

El proyecto ALMA supone un reto tecnológico de gran complejidad, puesto que la precisión de la superficie de las antenas debe ser de 25 micras, la precisión de su orientación debe ser de 0.6 segundos y las antenas deben tener la posibilidad de trasladarse sobre una distancia de 10 kilómetros y ofrecer la capacidad de observación solar. Los equipos de observación cubrirán una superficie de más de 7.000 metros cuadrados.

Pascale Sourisse

 
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto