Usted está en : Portada : Deportes Sábado 1 de julio de 2006

"No cambio el fútbol por la política"

Actualmente es concejal por la comuna de Chiguayante, en lo que ocupa su tiempo

Fue uno de los grandes arqueros que dio nuestro país. Incluso, podría hablarse de un referente inolvidable a la hora de recordar grandes futbolistas que vistieron de naranja en los mejores momentos de la institución loína. Uno de sus hijos es chuquicamatino y junto a su hermano, sufren durante los fines de semana cuando juega el equipo de Calama.

Dice no leer mucho del fútbol nacional, porque su trabajo de concejal en Chiguayante es de todo el día y las 24 horas. Se inició en Deportes Concepción en 1968, para luego pasar a Ñublense, Lota y posteriormente a Unión Española, donde estuvo hasta 1980. De ahí vistió la camiseta titular de Colo Colo, para que finalmente en 1986 se vistiera de naranjo.

Se trata de Mario Osbén, el "Gato" que volaba de palo a palo y que dejó los mejores recuerdos en Calama en uno de los mejores equipos de la historia de Cobreloa.

 

¿Cuáles son los primeros recuerdos que se le vienen a la mente cuando le hablan de Calama y Cobreloa?

Tengo los mejores recuerdos de Cobreloa. Para mi familia siempre recordar el norte es muy placentero. Dejamos a un buen grupo de amigos y lo extrañamos bastante. Siempre recordamos a Calama. De hecho un hijo es nacido en Chuquicamata. Espero que mi naranja no sufra tanto y vuelva a ser el equipo que fue antes.

¿Pesó mucho el desarraigo, dejar el norte y volver al sur?

Fue complicado, porque mi gente estaba muy acostumbrada, pero así son las cosas del destino y había que volver a casa.

¿Fue su mejor momento en este deporte, los que vivió en Calama?

Fueron buenos momentos. Yo salí campeón con Cobreloa dos veces, como lo fui con Unión Española, y con Colo Colo. Mi paso por el fútbol fue muy lindo, pero el norte nos quedó para siempre en nuestro mejores recuerdos.

¿Cuándo se retiró del fútbol, nunca pensó en mantener su vida de técnico profesional de fútbol?

Hice el curso de técnico en Calama. Luego subí a la Universidad de Concepción a la Primera División como entrenador. Mi paso fue corto como técnico, pero fue muy bueno por lo que viví en la Universidad.

¿Hoy en qué está Mario Osbén?

Estoy en un trabajo municipal como concejal. Hay muchas cosas por hacer en este trabajo y sigo en la empresa constructora de la familia. Estoy muy tranquilo en ese sentido.

¿Es dura la vida política?

Es dura, porque son cosas nuevas. Uno nunca estuvo acostumbrado a este tipo de trabajo, pero ahora lo veo como una labor muy interesante. Además, creo que puedo aprender muchas cosas en este cargo.

¿Y qué lo llevó a la política, cómo nace ese interés por ella?

Fue por unos amigos que me ubicaron para llevarme. Yo lo vi como algo nuevo y me atreví a ser parte de este nuevo proyecto de mi vida. Así tomé la decisión y aquí estoy.

¿Pero se da el tiempo para conocer lo que pasa con el fútbol?

Antes cuando era futbolista compraba un diario me dirigía directamente a las páginas centrales del deporte. Ahora rara vez alcanzo a llegar ahí, porque los tiempos son muy pocos. Uno cuando se mete en algo lo debe hacer con mucha responsabilidad.

¿Pero algo similar tienen estas dos profesiones. Las dos se deben a la gente?

Sí, algo de eso hay y creo que me ha favorecido bastante en esta carrera política como concejal. La gente me respeta y puedo llegar a ellos con mucha facilidad.

¿Alguna anécdota en ese Cobreloa?

La verdad es que no recuerdo alguna anécdota. Lo que pasa que el grupo de aquel entonces era muy metido en el fútbol, en lo que queríamos. Fue un grupo muy responsable que sólo pensaba en las metas que nos poníamos como equipo.

¿Tiene contacto con jugadores de ese entonces?

Muy poco. La verdad es que se ha perdido la comunicación con el equipo de Cobreloa de esos años. Es muy difícil poder encontrarse con ellos, porque cada uno tiene su actividad. Muy pocas veces me he encontrado con alguien del tiempo, pero son contadas con los dedos de una mano.

¿Cómo ve desde lejos al Cobreloa de hoy?

Los tiempos y los jugadores son diferentes. Antes las características de las personas que llegaban al club eran muy especiales. No son los mismos tiempos de antes, los recursos no son los mismos. Antes había mucho dinero y hoy cuesta porque los recursos no son los mismos. Se quiere hacer un equipo super competitivo, pero los dineros no alcanzan. Es una realidad que viven todos. Pero tengo confianza en que se superarán los malos momentos. Cobreloa siempre será grande.

¿Dejaría la política si le ofrecieran ser técnico, por ejemplo de Cobreloa?

Sí, definitivamente no cambio el fútbol por la política. Para mí el fútbol es una vida y el día que me llegue una oportunidad de esas, dejo todo por volver a la profesión maravillosas como es este deporte. El fútbol siempre ha sido todo para mí.

¿Cómo está la salud de su hermano. En definitiva, su riñón es compatible con el de su hermano?

Hasta ayer estuvimos en los últimos exámenes para ver la compatibilidad definitiva entre nosotros. Ya se fueron a Santiago para los análisis. Lo único que quiero es que mi hermano no se desespere. Llevamos prácticamente un año en esto, pero la fe no se pierde y las cosas saldrán bien.

 
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto