Usted está en : Portada : Deportes Lunes 8 de enero de 2007

Una necesidad que se transformó en pasión

Cobreloa: 30 años entregando alegrías a la Provincia El Loa

La comunidad se unió y consiguió hacer realidad un sueño que partió desde la creación del campamento de Chuquicamata en 1917

De sports Cóndor a Deportes El Loa

Para llegar al fútbol profesional, lo primero que se necesitó fue la unidad total de la comunidad. Fue ahí cuando nació la idea de crear un equipo que tuviera los mejores jugadores de Calama y Chuquicamata, algo así como una selección de la provincia, que fuera el paso previo a un, hasta ese entonces, impensado Cobreloa.

Fue Deportes El Loa, una especie de selección de los mejores jugadores de la zona llamado Deportes El Loa, el que tomó el desafío.

Desde fines del 73, cuando se creó, hasta el 77, la gente llenó siempre el Municipal y el Estadio Anaconda. Iban con su familia, se hacía chico siempre.

La empresa (Codelco) apoyó a Deportes El Loa tal como lo hizo en su momento con el gran Sport Cóndor (Antecesor de Deportes El Loa cuya personalidad jurídica es la que aún mantiene el club minero) , pero esta vez lo pudieron aprovechar más y trajeron destacados jugadores que estuvieron en el profesionalismo, como Serapio Marín, Martín Cáceres, Héctor "Tito" Fuentes y Juan Marín, entre otros.

Era un verdadero equipo profesional, incluso el 30 de enero del 76 se contrató a Isaac Carrasco, un entrenador proveniente de Ñublense con muy buenas campañas en el ascenso. La principal idea fue que durante todo el 76 los equipos profesionales que jugaban con Regional Antofagasta en el puerto, viajaran después para enfrentar a Deportes El Loa. Los resultados fueron buenos y siempre se le hizo el peso a los grandes.

Por estos días Cobreloa está de fiesta, cumple 30 años de existencia y ya se puede considerar que es un equipo que alcanzó la madurez, que ahora tienen pretenciones de crecer, formar una gran familia y perpetuar en el tiempo esta pasión que tiñe vidas de naranja.

Pero como todo gran hombre, el club minero también debió luchar muchísimo por crecer y llegar a la etapa actual, donde incluso los cambios se han hecho sentir al punto que la antigua organización de una Corporación, pasó a ser una Sociedad Anónima.

El recorrido para llegar a los 30 años, tuvo sus dificultades, sobre todo al comienzo, pero se consolidó en el tiempo.

 

Génesis

A comienzos de los años 50, la falta de sana distracción y lugares donde ir con la familia, hicieron que la comunidad deportiva de nuestra provincia pensara en tener un equipo profesional, aunque la intención venía desde mucho antes.

En ese tiempo y, en realidad, desde la fundación de Chuquicamata (1917), el fútbol era el único esparcimiento diurno de los miles de funcionarios que laboraban en la mina.

Si bien habían torneos de fútbol amateur de donde salieron grandes jugadores y excelentes elementos que incluso resonaron a nivel nacional, algo faltaba y era tener semana a semana fútbol profesional para ver a las figuras del momento que sólo se conocían a través de la revista Estadio.

El año 1959, Calama fue campeón de Chile en el Nacional de Fútbol que se disputó en el Estadio Municipal. La ciudad nunca había ganado algo y ese año obtuvo el título chileno, en la final ante Bata de Peñaflor, equipo preparado profesionalmente por un entrenador checo. La copa y la heroica participación del seleccionado local avivó la necesidad de tener fútbol grande.

 

Búsqueda

Varios técnicos de la época se unieron con la mente puesta en cumplir el objetivo de entrar al profesionalismo y decidieron dar el primer paso tras el fuerte impulso del 59.

El Sports Cóndor (ver recuadro), era el club que contaba con el total apoyo de Codelco, por eso primero tuvieron que conseguir personalidad jurídica, lo que se logró rápidamente siendo el primer club en la provincia con este trámite. Posteriormente, iniciaron la postulación al profesionalismo. El Cóndor contó con el apoyo de Codelco, gracias a que tenían como carta de presentación al presidente del club, Carlos Seguel, gerente de negocios de la estatal, quien inscribió al equipo en la primera postulación a fines del 62.

La respuesta a la solicitud fue negativa, por la lejanía de Calama con la capital. Las ganas no se perdieron, aunque la decepción fue grande.

A comienzos de los 70 hubo otro intento de fusión con un club profesional, Santiago Morning, pero no prosperó porque ellos no querían jugar en Calama y la idea principal era tener fútbol profesional en la provincia.

 

Se olvida de golpe

El 11 de septiembre de 1973 no sólo significó un cambio político en el país, sino que también en el deporte calameño. El impacto fue grande, la actividad paró durante largo tiempo, pero luego renació con más fuerza. La idea de tener balompié rentado estaba cerca, para ello nace Deportes El Loa, formado por los mejores jugadores de Chuquicamata y Calama, que después de una preparación especial comenzaron a entrenar ante equipos de Primera División.

 

Unión regional fallida

La gente llenaba dos veces al mes el Municipal para ver a "El Loa". Pero los inconvenientes siguieron, porque la situación económica del entonces Club Regional Antofagasta no era buena. Los dirigentes porteños hablaron con el intendente para que los trabajadores del Codelco Chuquicamata se asociaran al club y dieran el uno por ciento de su sueldo.

La propuesta fue leída como un bando militar en la Gobernación de El Loa y los dirigentes locales se retiraron indignados de la reunión e inmediatamente fueron a conversar con los representantes sindicales de Chuqui. Si la mayoría no aceptaba no se haría efectivo, por lo que la asamblea rechazó la propuesta.

El gobernador, coronel de Ejército Fernando Ibáñez, se enteró que tenían todo en regla para postular a través de una entrevista que da Cesáreo Castillo Michea, presidente de la Asociación de Fútbol de Calama, al periodista de "El Mercurio" de Calama, Alfredo Llewellyn Bustos, y enseguida integró a todas las fuerzas vivas de la ciudad para hacer el sueño realidad.

 

"Ahora o Nunca"

El martes 26 de septiembre de 1976 se reunieron todas las fuerzas vivas de la ciudad en la Cámara de Comercio. Empresarios, pequeños comerciantes, dirigentes deportivos de Calama y Chuquicamata, el coronel Ibáñez; José Gorrini, subgerente de Codelco; y el prefecto, coronel Francisco Núñez Venegas, entre otros que dieron el vamos a la iniciativa. La cita tenía por objetivo motivar el ambiente y formar un comité inmediato "Pro Ingreso al Fútbol Rentado", pero la sorpresa fue grata, porque todos apoyaron con fuerza la iniciativa, más todavía cuando Gorrini manifestó que la minera estatal apoyaría íntegramente este sueño, porque la empresa quería darle a sus trabajadores un buen bienestar, traducido en actividades de sano esparcimiento y recreación.

 

El día "D"

El 7 de enero de 1977, "El Mercurio" de Calama en sus páginas de Deportes dio prioridad a la reunión que sostendría, a partir de las 18.30 horas, en la Escuela de Suboficiales de Carabineros, el directorio en pleno de la ACF más todos los presidentes de los clubes del fútbol chileno.

La reunión partió puntualmente. En Calama y Chuquicamata existía tanta expectación por saber qué sucedería que la División Chuquicamata dispuso de un servicio especial en sus oficinas de Santiago para que se transmitiera la noticia en directo a través de Radio El Loa.

La buena nueva se supo en directo a las 20.15 horas. En Calama y Chuquicamata había carnaval, mientras que el alcalde y el gobernador entregaban declaraciones llamando a la ciudadanía a apoyar este nuevo desafío; el gerente de entonces de la División Chuquicamata, Nicolás Tschischow, felicitaba a los dirigentes, deportistas y comunidad en general por el logro alcanzado. Finalizada la reunión, Francisco Núñez señaló: "logramos un apoyo casi unánime de los clubes de Primera y Segunda División, y en la primera votación quedó definido el ingreso de Deportes El Loa al fútbol rentado. El esfuerzo de muchos y el trabajo tras la posible aceptación de El Loa en el fútbol profesional se ha concretado hoy". En la Provincia El Loa, los festejos se extendieron hasta pasada la medianoche.

Desde ese momento se formó un gran club llamado Cobreloa que durante 30 años viene alegrando a los loínos, representándolos de la mejor forma en toda América e incluso poniendo a la provincia en el ojo del deporte mundial.

 

Sociedad Anónima

Pero eso no era todo, porque después de 29 años de larga historia, donde pasaron muchas cosas, deportivas y administrativas, el club sufrió el cambio más fuerte de su historia al cambiar su forma de administrar de una corporación sin fines de lucro a un sistema mixto compuesto por la misma corporación de antaño, pero con una sociedad anónima cerrada.

La necesidad llevó a Cobreloa a realizar este cambio histórico. Porque después de luchar muchísimo tiempo con una deuda tributaria que tenía estancado al club, finalmente la noche del 30 de mayo la historia cambió. Una asamblea de socios decidió transformar al club en Sociedad Anónima Deportiva. De ahí en adelante la administración de Cobreloa comenzó a tener modificaciones evidentes y un ordenamiento que hacía falta y que marcará el futuro de este club.

Cobreloa tiene una historia rica, llena de matices, que seguramente otros hombres comenzarán a escribir desde hoy en adelante, en la segunda parte de esta historia, de un verdadero gigante.

 
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto