Usted está en : Portada : Deportes Sábado 1 de diciembre de 2007

"Cobreloa tenía botado a Junior"

El histórico central de los naranjas, habló Sin Botines desde Rancagua. Tocó varios temas y de paso tiró varios dardos que seguramente causarán bastante picazón en ciertos sectores

Los hinchas de Cobreloa no se olvidan de lo que entregaron los ídolos de Cobreloa de los años 80, Carlos "Chifi" Rojas es uno de ellos. Lamentablemente la dirigencia de Cobreloa sí lo olvidó, por eso cuando Jorge Garcés le propuso ser su ayudante técnico en O'Higgins de Rancagua no lo pensó dos veces y se fue al sur.

Actualmente está, al igual que Cobreloa, en los playoffs y quiso hablar de su experiencia en ese club al que agradece el trato que le han dado.

¿Cómo llegó a O'Higgins?

Lo que pasa es que con Jorge (Garcés) trabajé los años 94 y 95 cuando era jefe de las divisiones menores de Cobreloa. Hicimos una buena amistad, de hecho cuando él iba a jugar a Calama con Wanderers o con Everton siempre lo iba a saludar. En el torneo pasado lo fui a ver en Antofagasta cuando jugaron con el CDA y ahí me preguntó si quería trabajar con él en O'Higgins. Quedamos en esa conversación, un día me llamó me dijo que me tenía todo listo, después me llamó Pablo Hoffman y a los cuatro días ya estaba acá en Rancagua.

¿Cómo es la experiencia de ser ayudante técnico en uno de los mejores equipos del torneo?

Esto me hace acordar mucho a cuando partió Cobreloa. Acá Ricardo Abumohor es el presidente, después está Nibaldo Jaque, como gerente general; Pablo Hoffman, gerente del fútbol y Carlos Espina que es el coordinador, acá no hay dirigentes. Hay una relación muy fluida, se trabaja tranquilo y es una institución que está emergiendo, que anda muy bien... Hay camarines nuevos, gimnasio, habrán tres canchas en unas semanas más, así que estoy contento porque me han tratado muy bien.

O sea, se está trabajando a alto nivel.

Sí, además que O'Higgins tiene una filial que es Colchagua que este domingo disputa subir a Segunda, tienen que ganarle a Arica y estarían en la Primera "B", entonces sería la otra ventana de O'Higgins.

¿En Colchagua foguean jugadores?

Claro en ese equipo hay ocho o nueve jugadores que pertenecen a O'Higgins. Don Ricardo se ha preocupado de darle tiraje a la chimenea y en nuestro plantel hay jugadores que el año pasado estuvieron en tercera.

¿Es distinto trabajar sin dirigentes?

Es distinto porque se trabaja tranquilo. Es gente de fútbol, entonces las cosas son más fluidas, todo es rápido, acá no se tranca la pelota. Lo que solicitamos siempre está a disposición del primer equipo.

¿Y cuál es el trabajo del ayudante?

Fui ayudante de Arturo Salah en Calama. Uno tiene tanta ingerencia y responsabilidad como la tiene Jorge (Garcés). La cara visible es él, pero nosotros somos los encargados del trabajo de cancha. Yo me especializo en trabajar todo lo que tiene que ver con lo defensivo, mientras que Jorge ve lo ofensivo y después complementamos los dos trabajos para amalgamar con el resultado que O'Higgins está donde está.

... Y se extraña Calama, usted es de acá.

Es mi tierra, uno extraña a la familia. A mi papá, mi mamá, mi hijo, mis nietas, mis cuñados, mis hermanos, mi suegra... Nosotros somos una familia achoclonda, medio italiana. Estamos lejos, ahora con mi señora estamos solitos y uno extraña no estar para los 18 de Septiembre los 21 de Mayo y para los cumpleaños...

Ayer se cumplieron 25 años de cuando perdieron la final con Peñarol y viendo para atrás usted es el único calameño que estuvo en una final de América.

Además soy el único jugador que nació con Cobreloa siendo Deportes El Loa. Fui el único que jugué una final de América, soy el único que además fui técnico de Cobreloa desde las divisiones menores hasta el primer equipo, me falta ser dirigente nomás.

¿Y le tinca serlo?

Algún día, en una de esas pasa, pero a mí me gusta la cancha. Me crié ahí, formé gente ahí, Junior Fernández por ejemplo. Otros se han atribuido el hecho que él esté jugando, pero nadie se acuerda ni dice que Cobreloa tenía botado a Junior. Yo me lo llevé a Mejillones, hablé con Oscar Wirth para que me lo prestaran, incluso me podrían haber dado hasta el pase, pero siempre soy fiel a Cobreloa y pedí que me lo prestaran a él y a Luis Herrera, que es un chico que anda volando por ahí y es excelente jugador.

¿Se llevó a Cristián, hermano de Junior también?

Sí, él está acá con nosotros. Lamentablemente no lo pudimos inscribir porque se había cerrado el periodo de inscripción, pero está entrenando en el primer equipo. Tiene contrato hasta que termine el campeonato y después le harán un contrato definitivo para que se quede con nosotros hasta el próximo año si Dios quiere.

¿Por qué Cobreloa maltrata a la gente de acá?

Cobreloa es igual que Codelco. Cuando la gente se va de Chuqui se olvidan de los viejos. Cobreloa es así, se olvida de la gente que ha dado mucho, de la gente que se pone la camiseta. Para estar allá hay que trabajar poco, hay que llegar atrasado, no hay que aportar nada... Pero la gente que ha sido responsable, como Luis Alegría, Fernando Cornejo y Rigoberto Alvarado. Con Carlos Latorre fuimos los que le lavamos la cara a la Escuela de Fútbol... Pero el problema es la rotación de dirigentes que hay porque en tiempos pasados Renzo Gasparini, José Gorrini, Sergio Stoppel y Sergio Jarpa, querían demasiado a la gente de allá. Tengo muy buenos recuerdos de Sergio Jarpa, me tuvo un respeto enorme como jefe de las inferiores y después como técnico del primer equipo. Pero los dirigentes que llegaron ahora, como Nibaldo Castillo por ejemplo, es un tipo que llegó y dejó la escoba. Nadie es profeta en su tierra...

¿Da por perdido el retorno?

No, el guerrero siempre vuelve a morir en su tierra. Ojalá que vuelva a aportar lo que aprendí en Cobreloa que es ser buena persona, trabajador y eso es lo que me enseñaron los uruguayos que dejaron huellas como Garisto, Jauregui... Ojalá vuelva después de todo esa es mi tierra. Somos postergados también por el Gobierno, estamos al lado del mineral más grande del mundo y lo veo acá en Rancagua como progresa y mi Calama se queda. Todo lo hacen chico, calculan mal y después tienen que empezar a agrandar las cosas. Hacen una avenida y después se dan cuenta que hay más autos, hacen un nudo a la salida a Chiu Chiu y después se dan cuenta que está mal hecho. Uno va a Antofagasta y ve grandes vías, grandes calles, hay verde, en Calama hay un problema de las autoridades y es lo que siempre digo 'nosotros los "bolivianos" somos los que damos de comer a gran parte de Chile y no tenemos nada'... Me vine hace 4 meses y te aseguro que todavía no hacen nada en el casino, sin embargo acá en Angostura ya están parando gran parte del casino. Pregunto qué tenemos que hacer para que nuestra ciudad sea bonita.