Usted está en : Portada: Deportes
Viernes 21 de noviembre de 2008
"Anda a celebrar porque hago el gol y se termina"
Con estas palabras Fernando Cornejo profetizó el gol que le marcó a la U en el estadio Nacional, en la definición de la Liguilla 2001 de Copa Libertadores

Cristián Venegas M.

cvenegas@mercuriocalama.cl

En la liguilla de Copa Libertadores del año 2001 y bajó la dirección técnica de Víctor Merello, Cobreloa y la Universidad de Chile dirimían la clasificación al máximo torneo continental de clubes en partidos de ida y vuelta. Duelos que comenzaron disputándose en el Municipal de Calama, donde mineros y estudiantiles empataron 4-4. La definición entonces, tendría lugar unos días después en el estadio Nacional, jornada donde el héroe sería Fernando Cornejo, que protagonizó una sabrosa anécdota junto a Rafael Celedón.

El 4-4 en Calama

"Fue una definición en que pasó de todo, se inició en Calama, donde nosotros íbamos ganando 4-1 y lograron empatarnos 4-4. Así que obviamente estábamos un poco desilusionados por la situación tomando en cuanta que tres días después teníamos que ir a jugar con la U en Santiago", recuerda Cornejo sobre el primer duelo, donde el propio "Feña" abrió la cuenta con gol de penal. Luego vino el gol de Dinamarca, el descuento de Barrera, el gol de Vergara y Galaz para Cobreloa. El empate de la U llegaría luego de las anotaciones de Pedro González, Rivarola y Pérez.

Revancha en el Nacional

Cobreloa llegaba a Santiago herido, varios jugadores quedaron lesionados o suspendidos luego del duelo en Calama, aún así fue Juan Carlos Madrid el que abrió la cuenta para los naranjas, ventaja que duro prácticamente todo el partido, porque sólo en el minuto 87 el peruano Flavio Maestri lograba la paridad y el alargue. "En ese partido en el Nacional terminamos empatados 1-1 en los 90 minutos y nos fuimos al alargue y al famoso 'gol de oro'", recuerda Cornejo.

El primer alargue de 15 minutos finalizó y mientras la tensión en la cancha y la graderías aumentaba, ingresó para refrescar el medio campo loíno Rafael Celedón, que cerca de los dos minutos del segundo alargue protagonizó un jugadón junto a Duncan Olivares, que terminó con un tiro libre a la entrada del área grande defendida por Sergio Vargas. "Casi al comenzar el segundo complementario, cerca del minuto dos se nos da un tiro libre y es cuando le digo al "Colo" (Rafael Celedón) que quería patear ese tiro libre, que se vaya a celebrar, porque aquí hago el gol y se termina", detalla el "Feña". Y fue gol, la profecía se convirtió en un golazo de Cobreloa que sacaba pasajes a la Libertadores del 2002.

"Yo venía entrando y quería patear el tiro libre y el "Feña" me dice 'no, ponte a la barrera y anda a celebrar porque este es gol' y luego nos reíamos mucho de esa fe que se tuvo y hasta el día de hoy se lo recuerdo, es un muy bonito momento", rememora Celedón, que si bien con matices, ratifica plenamente la anécdota.

Sobre cómo se da esta confianza en un momento tan crítico, Cornejo señala que "se da porque durante el partido uno se va metiendo demasiado y teníamos la sensación de que lo ganábamos y tuve la suerte de pegarle, entrarle bien al balón y tener la fortuna que el Superman Vargas (Sergio), hizo mal la barrera, porque le faltó un hombre, y por ahí quedó el espacio por donde pasó el balón", analizó.

"Es un bonito recuerdo que la gente, el hincha lo recuerda, además que para uno en lo personal son goles y recuerdos que uno no olvida. Además con ese triunfo fuimos a la Copa Libertadores del 2002", recapituló "Corazón de minero".

"Siempre se puede luchar"

Volviendo al presente y tomando en consideración que este domingo se vine una nueva definición con la Universidad de Chile, Cornejo destaca algunos aspectos de ese logro. "Qué te deja esto, que el partido no tienes que darlo por perdido o entregado mientras no se jueguen los 90 minutos, siempre quedan posibilidades, siempre se puede luchar (…) Se ganó, se clasificó y además revertimos una imagen triste que habíamos dejado acá de estar ganando 4-1 y terminar empatando. Pero teníamos la revancha y supimos aprovecharlo y sacar ventaja", puntualizó.

Por último, el ahora jefe técnico de inferiores, sostuvo que "fue doble mérito haber conseguido esa clasificación a Copa Libertadores, tomando en cuenta que Cobreloa jugó con mucha gente joven, de casa. Recuerdo que en el partido jugado acá tuvimos varios jugadores suspendidos y lesionados, así que tuvimos que llevar a varios jugadores jóvenes que debutaron incluso y fue una bonita experiencia para ellos también. Lo que indicaba que el equipo estaba muy involucrado en los objetivos que se había trazado", finalizó Cornejo.