Usted está en : Portada: Deportes
Lunes 5 de enero de 2009
La cima de América a un paso de Calama

El equipo naranja logró sus mejores actuaciones a comienzos de la década de los 80 con Cantatore en la banca loína

En su corto período de historia, Cobreloa difícilmente encontrará un similar en el concierto sudamericano que iguale sus actuaciones en la Copa Libertadores de América.

 

En su aniversario trigésimo segundo, los loínos ya ostentan dos subcampeonatos del máximo campeonato de clubes de América, donde se perdió en agónicas finales ante Flamengo de Brasil en 1981 y luego ante Peñarol de Uruguay en 1982, lo que queda en clara evidencia las espectaculares campañas que tuvo Cobreloa a comienzos de los 80 con jugadores emblemáticos que ya son parte de la historia emblemática del club.

 

Pero además de esas dos exitosas campañas en el campeonato internacional, Cobreloa ha participado en 13 ediciones de la Libertadores. A eso se suman dos presentaciones en la Copa Conmebol (1995 y 1996) y una en la Copa Sudamericana (2002).

 

Historia que no se olvida

 

Los años 1981 y 1982, a penas con cuatro años de creación, los loínos jugaron dos increíbles finales, perdiendo ambas con resultados estrechos. La primera de ellas en 1981 fue ante Flamengo de Brasil. El primer partido se jugó en el mítico estadio Maracará, y el resultado fue de 2-1 favorable para los cariocas (Zico en dos ocasiones para Flamengo y el descuento de Víctor Merello). La segunda final se disputó en Santiago. Cobreloa ganó por la cuenta mínima con gol de Merello y eso obligó a jugar un tercer partido de definición, esta vez en Montevideo, jugado el lunes 23 de noviembre de 1981 en el Estadio Centenario. Ese duelo fue para los brasileños que se coronaron campeones con dos goles de Zico.

 

Cobreloa en ese partido formó con Oscar Wirth, Hugo Tabilo, Juan Pérez, Mario Soto, Enzo Escobar, Eduardo Jiménez, Víctor Merello, Armando Alarcón, Héctor Puebla, Jorge Luis Siviero y Washington Olivera. Once hombres que pasaron a la historia del club.

 

El gol más triste

 

Un año más tarde, se disputó una nueva final ante el Peñarol de Uruguay, empatando sin goles el primer partido en suelo charrúa y perdiendo por la mínima diferencia en nuestro país. Fernando Morena fue el verdugo aquella negra jornada del 30 de noviembre de 1982 cuando un letal zurdazo perforó el arco loíno y echando por tierra los sueños de millones de chilenos que querían ver por primera vez un equipo chileno celebrando en el ámbito internacional.

 

Después de estas grandes actuaciones, costó volver al concierto internacional. Cobreloa no encontraba el plantel correcto, hasta el año 1992 cuando 11 nuevos jugadores llegaron a tonificar el plantel. Se quedaron con el título nacional y obtuvieron los pasajes a la Libertadores de 1993 donde quedaron eliminados en segunda ronda. No sirvió de nada haber derrotado a San José en Oruro y en Calama porque se perdió con Cerro Porteño en Calama por 0-2 y se igualó con Bolívar a un gol también en Calama.

 

De ahí en adelante los naranjas tuvieron participaciones regulares en torneos nacionales hasta que en 1999 el equipo clasificó a la Libertadores del 2000 donde cumplió una de sus peores actuaciones porque se quedó fuera en la primera ronda. El 2001 se volvió al torneo internacional. Se llegó hasta la segunda ronda y el verdugo esta vez fue Rosario Central.

 

El 2002 cuando se jugaba con Olimpia de Paraguay y el marcador era 1-1, el partido fue suspendido por agresión al árbitro con un proyectil lanzado desde la tribuna. La Conmebol decidió dar por finalizado el partido y darle los tres puntos a Olimpia con un marcador de 2-0. Ese año también los naranjas llegaron hasta segunda ronda.

 

El 2003 se llegó a cuartos de final; el 2004 y 2005 hasta la primera ronda y el 2007 cayó en la ronda preliminar ante Paraná (2-0 en Calama y un empate 1-1 en Brasil). La campaña de 2003 en la Copa, fue la más destacada de los últimos años para un equipo chileno. Cobreloa cayó ante Boca Juniors en cuartos de final. Los argentinos fueron campeones de la Libertadores y del mundo.