Usted está en : Portada: Crónica
Martes 13 de enero de 2009
Ejemplo edificante

La Biblia relata un hecho conocido como del buen samaritano, en el que un individuo ve a su enemigo agonizante, luego de un asalto. Pese a que se trataba de su enemigo, lo socorrió, lo lleva a un lugar donde le puedan brindar mejores auxilios y paga el costo.

En torno a la parábola Jesucristo dice: "haz tú otro tanto".

Carlo de Gavardo y su navegante hicieron otro tanto en el rally Dakar, cuando salvaron la vida al motociclista italiano Federico Ghitti, un profesor universitario de 43 años, ex jugador de squash y quien está disputando su primer Dakar. Con gritos, masajes cardíacos y el calor que despedía el tubo de escape, lo reanimaron. "Apenas hablaba. Sólo decía 'gracias, gracias'", cuenta el chileno.

Es hora de recordar que para De Gavardo no es la primera experiencia. En 1996 fue premiado por socorrer al piloto mongol Shagdarsuren Erdenebileg, caído en pleno rally París-Ulan Bator. También tuvo acciones similares cuando era motociclista en Los Faraones y Dos Sertoes. Como piloto de autos, la del martes fue su primera emergencia.

Así es De Gavardo y deberían serlo no sólo todos los deportistas sino todos los seres humanos.

Coincidentemente, este caballero de los rally brinda otro ejemplo, cuando nuestro mundo político, nuestros líderes públicos suman y suman nombres por la candidatura presidencial y se atropellan, disputan, etcétera.

¡¡¡Cómo nos hacen falta ejemplos de esta laya en el quehacer nacional no deportivo!!!