Usted está en : Portada: Espectáculos
Viernes 5 de noviembre de 2010
Programa conecta observatorios del norte de Chile con Europa
El cable de transmisión de datos abre nuevas expectativas a la astronomía

Con la participación del subsecretario de Relaciones Exteriores, Fernando Schmidt, se realizó la inauguración del lanzamiento del Programa EVALSO, iniciativa pionera en nuestro país, que conectará mediante fibra óptica los observatorios astronómicos ubicados en el norte de Chile con Santiago y de ahí a Europa, permitiendo la transmisión de datos científicos en tiempo real y a un menor costo.

La extensión de 100 kilómetros a través del árido Desierto de Atacama, el cable de transmisión de datos está abriendo nuevas oportunidades para el Observatorio Paranal de ESO y el Observatorio Cerro Armazones, en el norte de Chile. La conexión de estas instalaciones con la gran espina dorsal de datos científicos de América Latina cierra la última brecha del enlace de alta velocidad que une a los observatorios con Europa. Este nuevo cable es parte del proyecto Evalso, un programa co-financiado por la Comisión Europea, coordinado por la Universidad de Trieste y que incluye a ESO, al Observatorio Cerro Armazones de la Universidad del Ruhr, Bochum), la red académica chilena Reuna y otras organizaciones. Además del cableado, el proyecto EVALSO involucra la compra de capacidad en infraestructura ya existente para completar una conexión de banda ancha desde la zona de Paranal, en el norte de Chile, hasta la sede central de ESO cerca de Munich, Alemania.

Los emplazamientos de Paranal y Armazones son ideales para la observación astronómica debido a su gran altura, cielos claros y lejanía de la polución lumínica. Pero su aislamiento implica que estén lejos de cualquier infraestructura de comunicaciones preexistente, lo que hasta ahora ha hecho que dependan de una conexión de microondas para mandar información científica a una estación situada cerca de Antofagasta. Los telescopios del observatorio Paranal de ESO producen más de 100 Gbits de información por noche, lo que equivale a más de 20 DVDs de archivos comprimidos.