Usted está en : Portada: Crónica
Miércoles 23 de febrero de 2011
Interesante proyecto de "Hidroponía en el desierto"
El agua se transformó en una alternativa para poder cultivar en el Loa

El maíz y la alfalfa dejarán de ser la producción principal de la zona, gracias a un interesante proyecto de hidroponía que promete cultivar desde tomates cherry, hasta melones y frutillas en pleno desierto de Atacama.

La tierra de esta zona no tiene las condiciones para ser utilizada por la agricultura de manera masiva. Es por ello que una mujer loína encontró la forma ideal para cultivar en esta zona: hacerlo sobre el agua.

Yanina Jiménez Urrutia es la presidenta y fundadora de la organización "Tierras Verdes" que se encuentra en el camino a Ojo de Opache y donde comenzaron el proyecto "Hidroponía en el Desierto de Atacama" que resulta ser toda una innovación en la forma de cultivar que existe en la zona.

La hidroponía

Si es que no existen suelos agrícolas, como es el caso de estas tierras, una alternativa de poder sembrar es hacerlo sobre el agua. Tal método es conocido como hidroponía o agricultura hidropónica y que consiste en colocar la planta en algún medio acuoso en el cual, se le proporcionan los minerales necesarios por medio del agua directamente a las raíces.

Esto es precisamente lo que inició Yanina Jiménez en un invernadero piloto, que servirá para aprender sobre el cultivo hidropónico para más adelante convertirlo en una fuente laboral.

La organización tiene sólo tres meses y el invernadero está funcionando solamente de hace uno. Sin embargo este sistema es de un crecimiento más rápido para las plantas que el tradicional, de modo que ya poseen una buena cantidad de brotes en este corto período de tiempo.

Es por ello que tienen pensadas tres alternativas para cuando los cultivos estén en condiciones. Los primeros alimentos que reciban, serán para las mismas personas que las sembraron. Ya cuando dominen el arte de la hidroponía, Jiménez comentó que quieren donar parte de lo que produzcan a organizaciones como El Hogar de Cristo para que puedan ser ocupados como alimentos y que más adelante, cuando el proyecto esté completamente consolidado, pretenden vender los productos a supermercados o a exportación.

La iniciativa

Yanina Jiménez dijo que fue a un curso impartido por Incanor sobre Hidroponía, y que decidió trabajar en ello. Primero era sólo ella con su marido los que estaban preparando el lugar. Pero luego se unieron sus vecinos a quienes ella misma les ha enseñado.

Tierras Verdes

El invernadero lo crearon los mismos socios de Tierras Verdes. Cada uno de los 67 integrantes trabajó arduamente para conseguir lo que tienen hoy; un invernadero que funciona con energía solar y agua que se usa en base a ciclos que implica que el gasto generado sea el mínimo.

Pero aún cuando el proyecto va en muy buen camino, faltan muchas cosas por hacer ya que necesitan más bombas de agua e instrumentos para medir el PH, así como mayor orientación al respecto.

Es por ello que Yanina Jiménez hizo un llamado a las empresas y autoridades a que puedan acercarse a conocer el proyecto ubicado en la parcela 12 del pasaje 2 en el camino a Ojo de Opache que además es un proyecto pionero en Calama y sus alrededores.