Año XXXIV - Nro. 12.046 - Domingo 8 de Abril de 2001

La ciencia tras el origen del universo

Representantes de Europa, Estados Unidos y Japón se reunieron ayer en Tokio para firmar un acuerdo confirmando su interés en construir y operar un radiotelescopio gigante en nuestro país con la cooperación del Gobierno de Chile.

La información fue proporcionada por el proyecto en Santiago.

Se trata del llamado "Proyecto ALMA" que se levanta en el Llano de Chajnantor, en la comuna de San Pedro de Atacama, sector cordillerano a 5 mil metros de altura. Esto es porque el lugar provee las mejores condiciones atmosféricas para observaciones astronómicas en longitudes de onda milimétricas y submilimétricas.

El programa ha avanzado regularmente en todas sus etapas y deberá estar en condiciones de operación el año 2010, pero, luego del cumplimiento de las metas que se proyectan año tras año.

Con el acuerdo firmado ayer, las partes se comprometieron a dar su mejor esfuerzo para obtener la aprobación final y el financiamiento para su participación en el proyecto Alma.

 

Radiotelescopio

El gran radiotelescopio de Atacama Alma estará formado por 64 antenas móviles de 12 metros de diámetro cada una, distribuidas en una área de 14 kilómetros. Al apuntar todas las antenas hacia el mismo objeto y combinar las señales recibidas por cada una de ellas, ese gigantesco radiotelescopio logrará imágenes 10 veces mejores que las del telescopio espacial Hubble. El área combinada de las 64 antenas usadas para recolectar señales de los objetos celestiales es más de 40 veces que la capacidad disponible para los astrónomos usando los telescopios submilimétricos actualmente existente.

Las observaciones de ALMA tendrán un profundo impacto virtualmente en todos los campos de la investigación astrofísica. Los objetivos más importantes incluyen el estudio de las galaxias más distantes, lo que permitirá saber cómo eran al principio del universo. En nuestra galaxia, ALMA estudiará la morfología, movimientos y al química de regiones envueltas en polvo estelar donde se forman estrellas y planetas. Arrojará luz sobre esas oscuras regiones celestes que contienen información clave

 

Tres proyectos

ALMA es la unión de tres grandes proyectos de similares características que se llevan a cabo en Estados Unidos, Europa y Japón, que están en la primera prioridad de las comunidades astronómicas de cada país. En 1999, Estados Unidos y Europa unieron sus proyectos y dieron origen a ALMA, oportunidad en que empezó el diseño y desarrollo. Al unirse Japón como tercer integrante y con la cooperación de Chile, el gran proyecto ha pasado a ser el primero verdaderamente global de la historia de la astronomía.

Si la construcción del ALMA financiado por Estados Unidos, Europa, Chile y posiblemente Japón, que está en etapa de diseño y se espera que entre en funcionamiento para el año 2010 se lleva a cabo como se piensa, su enorme tamaño y altísima precisión, su resolución sin precedentes y su capacidad de apertura y de formación de imágenes de amplio espectro, nos darán una idea enorme de los más íntimos detalles de los materiales que componían al Universo recién nacido.

 

Espectáculo

Una vez construido, el observatorio ofrecerá un espectáculo digno de la ciencia-ficción: en medio del desierto, 64 antenas se orientarán al unísono hacia un mismo punto, tras recibir la orden a control remoto de un director de orquesta invisible. De esta manera, a medida que rota la tierra, las antenas se comportarán como si fueran un solo plato gigantesco.

"Un radiotelescopio es como un embudo", dice el ingeniero chileno Angel Otárola. "Mientras más grande es la boca de ese embudo, más agua de lluvia podrás recolectar. Los fotones, o partículas de luz que nos llegan del Universo, vienen como gotas de agua, y necesitamos una superficie muy amplia para poder recolectar tantas como sea posible".

Además de su tamaño, la innovación del 'Proyecto ALMA' es que las antenas tendrán ruedas para poder ser transportadas de un lugar a otro.

"Puesto que cada estudio astronómico necesitará observar el cielo más lejana o cercanamente, y cubriendo una mayor o menor área, las antenas de ALMA se podrán colocar en distintas configuraciones".

Por 550 millones de dólares, la más importante contribución de ALMA a la astronomía será penetrar tras las oscuras y polvorientas nubes moleculares que forman el 'caldo de cultivo' de las estrellas.

 

Así será ALMA cuando finalice la construcción. En la imagen se distingue el diseño de las antenas y la disposición que tendrán en el Llano Chajnantor de San Pedro de Atacama.

Volver

La Estrella de Arica
Suscripciones Clasifono Teléfonos Contactos
Abaroa 2051, Calama