Usted está en : Portada : Reportajes Domingo 13 de noviembre de 2005

Cuidando las plantas de interior

En el interior del hogar, las plantas encuentran condiciones ambientales diferentes a las que necesitan para crecer y desarrollarse en su entorno natural, por eso cuando queramos adornar nuestra casa con plantas, tendremos que tener en cuenta factores tales como la cantidad de luz, la temperatura y la humedad del lugar donde se instalarán.

Las plantas verdes necesitan de luz para poder desarrollarse, pero habrá algunas que precisarán más cantidad que otras, dependiendo del tipo o especie de planta que se trate o incluso de la edad de la misma, pues una planta joven necesita menos luz que una más vieja.

En el caso de la temperatura, la óptima es aquella con la que la planta desarrolla mejor sus distintos procesos de crecimiento y puede variar a lo largo de su vida. Las plantas jóvenes necesitan una temperatura de 3 a 5ºC más alta que las plantas adultas. La floración exige también temperaturas más altas.

La humedad del aire es uno de los factores más importantes para el cultivo de las plantas de interior y sus cambios dependen directamente de la temperatura, ya que al elevarse ésta, produce una disminución de la humedad ambiental. La planta experimenta una evaporación del agua de sus partes altas, el crecimiento es más lento, pueden aparecer deformaciones, las hojas se enrollan y se caen y las flores y los frutos se secan.

 
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto