Usted está en : Portada : Deportes Viernes 12 de octubre de 2007

Cornejo recuerda su golazo a Argentina

A once años de aquel memorable tiro libre, el "Feña" revivió, con pelota en el piso, aquel momento fantástico vivido antes de llegar al Mundial de Francia en 1998

La noche del 15 de diciembre de 1996 será muy difícil que se borre de la memoria de los hinchas del fútbol y sobre todo de la de Fernando Cornejo. Ese día "Corazón de Minero" marcó el gol más importante de su carrera a Argentina en el Estadio Monumental de River. La "Roja" empató 1-1 y pudo ganar, Chile entero disfrutó y la esperanza de ir al Mundial de Francia se abrió.

Después de 11 años de aquel derechazo, Cornejo recordó aquella jugada, puso la pelota en el pasto y contó todos los detalles de ese gol, que ahora se recuerda porque mañana nuevamente nuestra selección enfrentará nuevamente a Argentina, esta vez en el inicio de las Clasificatorias para el Mundial de Sudáfrica 2010.

"Me acuerdo que me impresioné de ver un estadio tan lleno y celeste completo… Incluso la charla de ese día fue tranquila donde recordamos que si perdíamos no pasaba nada porque allá siempre nos ganaban. Entonces Acosta nos dijo que jugáramos tranquilos, aplicaditos con actitud, corriendo y ayudándonos. Con los minutos se comenzó a notar el predominio de Argentina y nosotros comenzaron a aguantar" cuenta Cornejo recordando aquel momento.

¿Cómo aguantaron?

Con muchos mediocampistas e inclusos nos expulsaron al "Chiqui" Chavarría en el primer tiempo y se nos puso cuesta arriba, pero salimos empatados 0-0.

¿Y en el segundo?

Más complicado todavía… Comenzamos con el dominio de Argentina y a los siete minutos marqué el tiro libre del que todos nos acordamos.

¿Cómo fue la jugada?

Un contragolpe por la izquierda donde Marcelo Miranda le dio un pase a Marcelo Salas y encaró llevándose a Berisso. Iba en diagonal y lo bajaron, se ganó la tarjeta amarilla Berisso y quedó justo en la posición en la que estaba destinado yo. El perfil era por la izquierda, especial para pegarle con derecha.

¿Había otro destinado?

No, porque por el otro lado le pegaba Rozental y Víctor Hugo Castañeda, por el centro Margas y yo en el lugar que fue la falta y me tocó a mí. Siempre he dicho que el jugador tiene que estar concentrado, viviendo el partido y una de las cosas que hice ese día fue vivir el partido, porque antes por el lado derecho Sebastián y Víctor patearon y la pelota pegó en la barrera porque se adelantaban y el arquero se cargaba atrás de la barrera porque esperaba que la pelota pasara por arriba. En el tiro mío cambié y puse a dos en la barrera, uno era Marcelo Miranda y el otro parece que Cristián Castañeda.

¿Resultó todo eso?

Sí, de partida Marcelo tapó la visión del arquero y como sabía que siempre se metía atrás de la barrera la tiré al palo de él. Así ocurrió cuando iba a tirar se corrió dos pasos atrás de la barrera y le pegué al otro lado y entró.

¿Qué se acuerda de esa celebración?

Fue un sentimiento extraño que tuve. Estaba molesto porque venía jugando e incluso en la semana había entrenado y estaba de titular. Después Acosta cambió todo, me sacó, puso otro volante y dos delanteros.

¿Pero al final jugó?

Antes del partido me puso a mí porque Zamorano se enfermó del estómago. Por eso estaba molesto y el gol no lo celebré con tanta euforia, además iban 7 minutos del segundo tiempo recién y jugando de visita en Argentina… O sea, sabía que lo que venía. Ese fue el momento más lindo de mi carrera. El gol fue feo, pero la trascendencia del gol fue grande. Hizo al remover a la gente y ahí te das cuenta que pasaste a la historia.

Todos recuerdan ese gol.

Donde voy pocos me recuerdan por Cobreloa, la mayoría me recuerda por el gol que le hice a Argentina. En todos lados de Chile me recuerdan por eso. Para mí es gratificante. Además que la gente sabe que empatar allá no era fácil y eso queda en la memoria. La gente no recuerda partidos con Perú o Ecuador, recuerda los partidos con Brasil y Argentina.

¿Y la llegada como fue?

Acá fui figura… Esa semana fue donde fui más famoso en toda mi carrera. Pero yo siempre fui de bajo perfil, incluso me invitaron a varios programas que no eran de fútbol.

¿Cómo cuales?

A los de farándula. De esos como Viva el Lunes y pagaban muy bien, pero no me manejé de esa manera. Siempre me manejé con mi familia, con mi gente.

¿Perdió plata entonces?

No, es que nunca lo miré así. Pasa lo de ahora o de hace un tiempo, los jugadores preferían ir a la tele que jugar. Yo siempre tomé el fútbol de manera responsable, como un trabajo donde tenía que sacrificarme y no tomar ese tipo de alternativas.

¿Pero lo llamaron para ofrecerle?

Sí, me estaban esperando en el aeropuerto a las dos de la mañana y les dije que les avisaba al otro día, pero al otro día en el primer vuelo me vine a Calama para retomar mi vida, con mi familia y disfrutar el momento con ellos.

¿Cómo le irá a Chile mañana?

Lo veo con optimismo como todos los chilenos. Obviamente será un partido difícil porque enfrentaremos a una selección que, en teoría, es muy superior a nosotros, pero eso ha sido siempre. Hay un plus diferente ahora, que es la llegada de Marcelo Bielsa Chile. Los jugadores se ven con una actitud distinta, que no debería ser así, se están trabajando falencias que el fútbol chileno tiene y además al ser un DT argentino sabe del fútbol de ellos.

¿Cuál es la clave?

Más que una clave, más que un sistema de juego y decir cómo se le puede ganar a Argentina lo que digo es que todos tienen que correr mucho para atacar y defender.

¿Hay jugadores?

Sí claro, está en que se mentalicen, en que el jugador que pierda la pelota no se quede reclamando ni lamentándose. La idea es que el jugador tome la iniciativa de recuperarla que es la falencia del futbolista chileno.